A propósito del modelo circular narrativo de Sara Coob

Professor Sara Cob

Professor Sara Cobb

Partiendo de la fundamentación de este modelo en tres pilares, totalmente ajenos a lo jurídico como epistemología, he de señalar que es fascinante, complejo, técnico, muy ambicioso y, en consecuencia, muy atractivo; los tres pilares de los que parte son:

  • Psicología del Yo.
  • Pragmática de la Comunicación Humana.
  • Teoría General de Sistemas y Conceptos cibernéticos.

Conocimientos que, en mi humilde opinión, precisan formación  y una  preparación exhaustiva y minuciosa de los mismos, sin embargo nada es imposible con tesón, imaginación y estudio.

Dicho esto a modo de introducción procedo a señalar  aquellos aspectos que, en mi opinión, son más válidos para la Mediación. El modelo circular-narrativo parte del hecho de que en nuestras vidas han sucedido una serie de narrativas de base que han dado forma a nuestras experiencias de conflicto y su resolución. La orientación sobre la resolución de problemas, en este caso, se plantea sobre aquellos discursos que tenemos casi predeterminados sobre el conflicto. Estos aportes son de gran riqueza por su visión integral de los conflictos. Se nutre en sus paradigmas de varios marcos teóricos, como he señalado arriba. Este carácter interdisciplinar es precisamente una de las razones que explicarían la operatividad del modelo, y la aplicabilidad a la mediación en diversos ámbitos y conflictos diversos.

Las premisas fundamentales de este modelo señalan, en primer lugar, la comunicación, que se concibe como un todo, es decir, las partes y el mensaje. En segundo lugar, la causalidad; se afirma que no hay una única causa que produzca un resultado, sino una retroalimentación de las causas y sus factores.  Pienso en el trabajo que hacía en Chile con grupos de mujeres mapuches y con este modelo se ve que la no integración social de una minoría intercultural es multicausal. En el modelo transformativo se hablaba de la circularidad, pero en el modelo circular ésta se lleva mucho más lejos. Por otra parte, la metodología circular-narrativa intenta aumentar las diferencias, permitir que se manifiesten hasta un determinado punto. Es cierto que normalmente cada parte tiene una postura en cuanto a intereses y percepciones, y si bien el aumentar o hacer énfasis en estas diferencias puede llevar a que se pierda el norte de la negociación, esta posibilidad también permite que se planteen nuevas alternativas y un nuevo orden propiciado por una reflexión más profunda.

La segunda cuestión que me parece interesante para la mediación es la legitimación de las personas, la construcción para cada una de las personas de un lugar legítimo dentro del proceso de negociación. La otra propuesta del Modelo Circular es cambiar el significado. Cada grupo cultural tiene su historia, basada en los acontecimientos vividos diacrónicamente; y en este sentido a nivel de trabajo intercultural, se deduce la necesidad de trabajar los conflictos por separado con cada grupo étnico para abordar de forma efectiva sus características como grupo cultural. Otro elemento clave de esta teoría es la necesidad de crear contextos. Un contexto, mediante espacios de encuentro, actividades y otras actuaciones que van consolidando un tejido social; de esta forma se entiende mejor la diferencia de intereses y posturas.

Se hace un uso de la Escucha activa fenomenal y estructurado a través de una serie de herramientas que facilitan la labor del Mediador/a como la técnica del Reflejo del sentimiento, la técnica del reflejo de contenido, Clarificación, Resumen, Confrontación, Paráfrasis  Parafraseo. Asimismo se introducen las preguntas circulares percibiendo las partes una causalidad circular de los hechos presentados que no se crean con otro tipo de preguntas. Lo mismo ocurre con las preguntas proposicionales en virtud de las cuales se traslada a la  otra persona a una nueva percepción futura construida por ella misma  y que es visualizada como “real”. Pienso que este modelo se aproxima más hacia la interculturalidad y ello es muy útil en esta sociedad tan global  y local al mismo tiempo. Donde los procesos migratorios que se producen en Europa y resto del Mundo deben ser abordados desde una perspectiva como la que ofrece este modelo si bien con los pies en la tierra. Pues implica unos conocimientos del mediador/a y un manejo de la técnica casi de un malabarista o mago, por usar una comparación del mundo del circo.

En conclusión, en este sentido, cómo las partes ‘ven’ el conflicto queda puesto de manifiesto en su manera de narrarlo. Así las cosas, sea por una u otra razón, la clave de ésta propuesta es que la intervención del mediador/a se sitúa en esa narrativa; se trata de que el/la mediador/a ayude a las partes a generar una narrativa nueva que apunte a la resolución del conflicto más que a la pervivencia del mismo.  El modelo circular narrativo reúne estas condiciones al perseguir en última instancia el empoderamiento del sujeto.

We cannot solve our problems with the same thinking we used when we created them

Albert Einstein.

Fdo: Mª Isabel Carabias Álvaro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Leave a Reply