Amparo Quintana (71)

Entravista-Amparo Quintana

By AMPARO QUINTANA

 

  1. ¿Qué requisitos cree que tiene el buen mediador?
    Lo primero, contar con una formación adecuada en mediación y, además, experiencia vital. Asimismo, existen unas serie de cualidades que todo mediador debe cultivar, como la creatividad, la flexibilidad, la empatía y la humildad.
  2. ¿Qué formación considera más adecuada para ser un buen mediador?
    Para mí es imprescindible que todo mediador se sienta a gusto gestionando conflictos y por ello es de vital importancia que, aparte de conocer las técnicas y herramientas de mediación, se forme en conflictología, manejo de las emociones y comunicación. Además, debe contarse con conocimientos básicos de psicología, derecho, antropología y sociología, pues, tratándose de una actividad dirigida a las personas y las organizaciones, los mediadores deben estar familiarizados con estas áreas del conocimiento.
  3. ¿Qué medidas legislativas serían necesarias para fomentar efectivamente la mediación en general y la mediación empresarial en particular?
    Curiosamente, el desarrollo legislativo a nivel estatal en España no ha redundado en mayores beneficios para la mediación. De todos modos, para mí es muy importante que fuera preceptivo acudir a sesión informativa antes de entablar un proceso judicial. También sería conveniente la unificación de todos los códigos deontológicos o de buenas prácticas que en la actualidad existen vinculados a instituciones, asociaciones, etc. de mediación.

    Por último, me parece un error la regulación sectorial que se está llevando a cabo en el campo de la mediación (concursal, seguros de responsabilidad civil…), pues da la impresión de que el legislador pierde de vista lo que es mediar, en aras de favorecer una intervención meramente técnica.

  4. ¿Qué beneficios aporta resolver una controversia mediante la mediación en lugar de a través de los tribunales o del arbitraje?
    Fundamentalmente, que son las partes quienes controlan el resultado de la mediación, no debiendo esperar a la decisión de un tercero con la que quizás no estén del todo de acuerdo. Además, un proceso de mediación es más sencillo, más rápido y ahorra costes emocionales y también económicos a las partes mediadas. Por otro lado, la confidencialidad y voluntariedad son dos ventajas con las que no cuenta un proceso judicial.
  5. ¿Qué es lo más complicado en una mediación?

Cada caso es distinto y cada mediación de las que he efectuado ha tenido su propia dificultad técnica. Pero para eso nos formamos, para aprender a salvarlas.

  1. ¿En qué debe fijarse cualquier ciudadano o empresa para elegir a un buen mediador?
    Como en cualquier profesión, el boca a boca es la principal fuente de difusión del trabajo de los mediadores. Me imagino que cada persona o empresa buscará un perfil concreto que se adecue a su conflicto. Personalmente, si yo tuviera que acudir a mediación, elegiría un mediador discreto, que hablara lo justo y cuya experiencia verdadera estuviera avalada de alguna forma por el centro o la institución a que pertenece.
  2. ¿Cree que la mediación es una institución ya implantada en nuestro país o bien piensa no ha sido del todo aceptada por los ciudadanos?
    Está implantada, es una realidad, pero le falta difusión, que es un requisito básico para que sea aceptada por los ciudadanos.
  3. ¿Cuál cree que es el futuro de la mediación en España como forma de resolución extrajudicial de conflictos?

    Dependerá de lo que la cuidemos entre todos los agentes implicados, no solo poderes públicos, sino también mediadores.

  4. ¿Qué consejos daría a quien piensa en la mediación como futuro profesional?
    Como toda profesión, es una carrera de fondo en la que encontrará competencia por parte de los compañeros y desconocimiento por parte de la ciudadanía en general. Ahora bien, si le gusta lo que hace, no debe rendirse ni quedarse solo, estableciendo contacto con otros mediadores y, por supuesto, que no olvide jamás que mediar es aceptar una filosofía de vida muy determinada, en la que prima la colaboración y la búsqueda de soluciones pacíficas.
  5. ¿Qué opina sobre la mediación on line? ¿para qué tipo de conflictos será más útil?
    Es una herramienta más. A mí me ha resultado muy útil en casos en que las partes han estado alejadas geográficamente.
  6. ¿En qué consiste la labor de un mediador internacional?
    En general, hoy se habla de mediación internacional como aquella en la que intervienen como partes personas o entidades (tanto de derecho público como privado) que se encuentran en distintas naciones, equiparándose de alguna forma al concepto de mediación transfronteriza. Asimismo y entendiendo el mundo actual como una comunidad de naciones, en la que un buen número de los conflictos repercuten y afectan más allá de las fronteras donde se desarrollan, puede decirse los mediadores internacionales actuamos en conflictos muy complejos, dado que en ellos pueden participar diversos actores de muy distinta naturaleza, desde la sociedad civil hasta los propios Estados, organizaciones humanitarias, etc. En muchas ocasiones hay que intervenir para prevenir un conflicto inminente y en otras para poner fin a un conflicto bélico o, concluido este, ayudar a las partes interesadas a sentar las bases de la reconstrucción y normalización de un territorio.

En cuanto a la forma de mediar en conflictos internacionales, difiere bastante de una mediación en otros ámbitos, habida cuenta los intereses en juego, la escasa correlación de fuerzas y el inestable equilibrio en que se hallan los actores protagonistas.

12. ¿Qué hace exactamente un mediador familiar?
Interviene en todos aquellos conflictos que afectan a personas unidas por vínculos de parentesco o familiaridad. Su campo, por tanto, es muy amplio, desde conflictos de ruptura de pareja, hasta acuerdos para mejorar la convivencia, reparto de responsabilidades parentales, conflictos intergeneracionales, cuidados de los mayores dependientes, etc.
Se requiere, por parte de lo mediadores, un conocimiento de la sociología de la familia, sus etapas evolutivas, etc.

13. ¿En qué consiste la mediación penal? ¿Y la civil y mercantil?
La mediación penal se refiere a aquellos supuestos en los que un conflicto ha derivado en un proceso ante la jurisdicción penal porque pueda ser constitutivo de delito. Puede realizarse con mayores o menores de edad y sucintamente se encuentra relacionado con la justicia restaurativa, en contraposición con la justicia retributiva que solo persigue la imposición de una pena, sin tener en cuenta las consecuencias del delito en la víctima que lo sufre, ni la reparación del daño por parte del victimario.

Dentro de la mediación penal, existe una rama dedicada a los conflictos surgidos en el ámbito penitenciario entre reclusos, campo en el que se vienen efectuando diversos programas con un resultado bastante satisfactorio. Concretamente conozco el que se lleva a cabo en la prisión de Aranjuez, por haber colaborado con la asociación que lo realiza.

En cuanto a la mediación civil y mercantil, se refieren a aquellos conflictos que guardan relación con los actos de derecho privado, referidos tanto a personas como a organizaciones, de los que las partes tengan el poder de disposición. Se trata de un campo muy amplio, comprendiendo reclamaciones de cantidad, situaciones arrendaticias, conflictos sucesorios, propiedad intelectual e industrial, cuestiones de insolvencia, responsabilidad civil, división de patrimonios, etc.

14. ¿Cuál cree usted que es la clave para que la mediación se convierta en una forma de resolución extrajudicial de conflictos habitual en el ámbito internacional y en el ámbito empresarial?
Mayor compromiso de los poderes públicos, pues promulgar leyes no lo es todo; hace falta llevar a la práctica la posibilidad de que los ciudadanos conozcan que existe la mediación y para eso se necesita apostar de manera firme e indubitada por la mediación, cosa que, lamento decir, a mí no me parece que exista en la actualidad por parte del Ministerio de Justicia ni de las comunidades autónomas ni ayuntamientos en general. Esto pasa por una mayor difusión, con campañas potentes, cuñas en radio, televisión, prensa… Y por supuesto, sigo pensando que sería conveniente convertir en preceptiva la sesión informativa de mediación.

15. ¿Cree usted que la mediación puede servir para resolver el problema de atasco generalizado de la justicia en nuestro país?

La mediación no puede ser contemplada solo como un desatascador de lo que es un problema sistémico provocado por la falta de medios materiales y personales de la administración de justicia. La mediación es una vía adecuada de impartir justicia, como vienen proclamando los jueces de GEMME.

Finalmente, describa, en no más de cinco líneas, la labor de la organización con la que usted colabora en el campo de la mediación.

Colaboro con varias organizaciones: MediaICAM, Fundación SIGNUM, GEMME, Asimedia y PACTUM. Cada una es distinta, pero tienen en común su compromiso de difundir la mediación, acercar esta vía de solución de conflictos al ciudadano y empresas, así como dignificar la labor de los mediadores y demás agentes implicados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Leave a Reply