La mediación internacional: evolución y retos de futuro

La mediación es una de las actividades más antiguas del mundo. Profesión valorada de larga data, fue practicada, con dudosos resultados, en “Romeo y Julieta” y formó parte de la diplomacia desde el Tratado de Westfalia (1648). Para comprobar su vigencia actual basta hojear la prensa de los últimos años, con los esfuerzos internacionales en Siria o en Mali o, desde una perspectiva más cercana geográficamente, la Conferencia Internacional sobre País Vasco, celebrada en 2012, como exponentes mediáticos.

Precisamente de uno de los mediadores más activos en la preparación de la citada Conferencia podemos extraer una de las definiciones más gráficas de la actividad. El abogado sudafricano y profesional en solución de conflictos Brian Currin se define en ocasiones como “un asesino a sueldo a la inversa” cuyo “objetivo es lograr la paz y, precisamente, evitar asesinatos”. Subraya, adicionalmente, una de las máximas que todo mediador debe tener presente para realizar su labor: “lo mejor es enemigo de lo bueno”.

Con carácter general, la mediación constituye un medio para tornar un proceso violento en otro de “problem-solving”. Puede definirse como un procedimiento voluntario de gestión o solución de conflictos o toma de decisiones, en el que las partes solicitan y aceptan la intervención de un mediador y/o mediadores profesionales, imparciales, neutrales y sin capacidad para tomar decisiones por ellas ni imponer las mismas, que les asiste con la finalidad de favorecer vías de comunicación y búsqueda de acuerdos consensuados.

leer más aquí: passin.eu

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Leave a Reply