Posts

Logo-Diario-de-Mediación-alta-resolucion

La Mediación Empresarial está por explotar, más que por descubrir. Beatriz R. de la Flor

La Mediación Empresarial está por explotar, más que por descubrir. Beatriz R. de la Flor

193
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

“Las empresas siguen dejando que los conflictos escalen mucho. Hay que hacer mucha pedagogía de la Mediación. Deberíamos aprender del mundo anglosajón y usar la mediación de forma preventiva.”

Beatriz Rodríguez de la Flor es mediadora civil y mercantil, Directora del despacho BDR&Med, coordinadora del centro de Mediación de la Construcción y mediadora de la Cámara de Comercio de Madrid.

Beatriz Rodíguez de la Flor cree que la mediación tiene que aprovechar el actual momento para reivindicar su papel en la sociedad. Aprovechando las iniciativas del gobierno para solucionar temas como las cláusulas suelo o la reforma de la Ley Hipotecaria, ha elaborado un Protocolo que espera usen bancos y afectados para dar solución a los conflictos que les enfrentan. Echa de menos apoyo institucional para conseguir que la mediación sea una herramienta más conocida en nuestra sociedad.

ENTREVISTA A BEATRIZ RODRÍGUEZ DE LA FLOR

DDM: ¿En qué ámbitos se trabaja en España en la Mediación Empresarial?

BR: La Mediación Empresarial está todavía por explotar más que por descubrir. En este ámbito hay que fijarse en el mundo anglosajón: en lo que hacen en EEUU, Canadá, Australia o Reino Unido, donde llevan 30 años trabajando. Ellos no hablan propiamente de mediación empresarial, sino que clasifican la mediación en distintos ámbitos de actuación: agraria, bancaria, intelectual, construcción,… Yo estoy especializada en Mediación en Construcción. He sido promotora de la Construction Mediation en España. Son procesos complejos. Una obra puede tener hasta 100 contratos, con subcontratas que adquieren maquinaria a otras empresas. Es un proceso que sigue siendo muy artesanal. La mediación debería comenzar a actuar desde el inicio del proceso, desde que se adquiere el suelo y se piden licencias para construir.

DDM: ¿Qué les falta a las empresas para considerar a la mediación una herramienta esencial para la resolución de conflictos?

BR: Cuando tú explicas en qué consiste la mediación, la gente la ve como un tema interesante, pero esta es una herramienta que tienes que usar para ver su efectividad. Las empresas siguen dejando que los conflictos escalen mucho. La negociación sigue siendo biparte y ahí es donde hay que utilizar a un tercero. No sabemos introducir esta fórmula. Hay que hacer mucha didáctica con la mediación. Hace falta un poco de madurez de esta herramienta.

DDM: ¿En qué ámbitos podría desarrollarse la mediación?

BR: En España funciona en el ámbito hipotecario, bancario, en el de la propiedad intelectual, en la construcción, en la industria, en sanidad, en concursos de acreedores… pero podría empezar a trabajar en el ámbito de la Empresa Familiar. Los mediadores estamos intentando que los conflictos no acaben convertidos en litigios, que suponen pérdidas de ingresos para las empresas.

DDM: ¿Falta Pedagogía?

BR: Sí, falta Pedagogía de la Mediación. Es un cambio de paradigma social. Hay que activar una parte del entramado social, ya es raro el Colegio Profesional que no tiene un servicio de mediación. Creo que ya debería de existir un Grado de Mediación y un Colegio de Mediadores. La mediación tiene que tener entidad propia. Cuando salió la Ley de Mediación, la Universidad Complutense y la Carlos III, ofertaron títulos propios en mediación. Hay que empezar cosas y luego arreglar lo que no funciona. Hay que apostar por la formación continua. La mediación debería impartirse como asignatura obligatoria en todas las profesiones.

DDM: ¿Estáis trabajando en un Protocolo de actuación para actuar en el ámbito de la mediación bancaria a raíz de todo el conflicto de las cláusulas suelo tras las resoluciones judiciales a favor de los consumidores?

BR: Si se quiere reducir la ligitosidad, hay que usar un método extrajudicial para resolver los conflictos y ahí está la mediación para ayudar. Los conflictos no son solo materiales, son personales. Y a la gente no siempre le convence el método que les ofrecen para resolver el conflicto, o simplemente desconfía. Hay algunos escenarios en el Real Decreto que ha aprobado el gobierno, que no están rellenos, están vacíos. Deja muy tasado los tiempos, tres meses para alcanzar un acuerdo, si no contesta el banco… el cliente se supones que no tiene derecho a la devolución de lo cobrado indebidamente. Estamos explorando el Protocolo otras vías.

DDM: ¿Cree que tendrá aceptación este Protocolo?

BR: La mediación está reglada. El gobierno lo conoce. Esta herramienta la vamos a lanzar diferentes profesionales de la mediación. La daremos a conocer a los bancos, a los posibles clientes afectados. Falta que la gente la contemple. Hasta ahora, si tu tienes un conflicto acudes a un abogado. Hemos construido este puente para evitar los pleitos.

DDM: ¿Echáis de menos los mediadores apoyo institucional a vuestras iniciativas?

BR: Debería haber campañas institucionales para apoyar herramientas de mediación. A lo mejor tiene que funcionar el boca a boca. Lo ideal sería que los bancos que quieren limpiar su imagen apoyasen estas iniciativas. Bankia lo está haciendo muy bien. He oído que se ahorran más de 400 millones de euros en costas judiciales con su propuesta de acuerdo con sus clientes que prima no llegar a tribunales para solucionar las reclamaciones de las cláusulas suelo. Los bancos deberían usar estas herramientas.

DDM: ¿Mejor un acuerdo que llegar a tribunales?

BR: Hemos convertido a la Justicia en una vía atascada. Tenemos que aprender a gestionar de otra forma nuestros conflictos.

Amparo Quintana (71)

Entravista-Amparo Quintana

By AMPARO QUINTANA

 

  1. ¿Qué requisitos cree que tiene el buen mediador?
    Lo primero, contar con una formación adecuada en mediación y, además, experiencia vital. Asimismo, existen unas serie de cualidades que todo mediador debe cultivar, como la creatividad, la flexibilidad, la empatía y la humildad.
  2. ¿Qué formación considera más adecuada para ser un buen mediador?
    Para mí es imprescindible que todo mediador se sienta a gusto gestionando conflictos y por ello es de vital importancia que, aparte de conocer las técnicas y herramientas de mediación, se forme en conflictología, manejo de las emociones y comunicación. Además, debe contarse con conocimientos básicos de psicología, derecho, antropología y sociología, pues, tratándose de una actividad dirigida a las personas y las organizaciones, los mediadores deben estar familiarizados con estas áreas del conocimiento.
  3. ¿Qué medidas legislativas serían necesarias para fomentar efectivamente la mediación en general y la mediación empresarial en particular?
    Curiosamente, el desarrollo legislativo a nivel estatal en España no ha redundado en mayores beneficios para la mediación. De todos modos, para mí es muy importante que fuera preceptivo acudir a sesión informativa antes de entablar un proceso judicial. También sería conveniente la unificación de todos los códigos deontológicos o de buenas prácticas que en la actualidad existen vinculados a instituciones, asociaciones, etc. de mediación.

    Por último, me parece un error la regulación sectorial que se está llevando a cabo en el campo de la mediación (concursal, seguros de responsabilidad civil…), pues da la impresión de que el legislador pierde de vista lo que es mediar, en aras de favorecer una intervención meramente técnica.

  4. ¿Qué beneficios aporta resolver una controversia mediante la mediación en lugar de a través de los tribunales o del arbitraje?
    Fundamentalmente, que son las partes quienes controlan el resultado de la mediación, no debiendo esperar a la decisión de un tercero con la que quizás no estén del todo de acuerdo. Además, un proceso de mediación es más sencillo, más rápido y ahorra costes emocionales y también económicos a las partes mediadas. Por otro lado, la confidencialidad y voluntariedad son dos ventajas con las que no cuenta un proceso judicial.
  5. ¿Qué es lo más complicado en una mediación?

Cada caso es distinto y cada mediación de las que he efectuado ha tenido su propia dificultad técnica. Pero para eso nos formamos, para aprender a salvarlas.

  1. ¿En qué debe fijarse cualquier ciudadano o empresa para elegir a un buen mediador?
    Como en cualquier profesión, el boca a boca es la principal fuente de difusión del trabajo de los mediadores. Me imagino que cada persona o empresa buscará un perfil concreto que se adecue a su conflicto. Personalmente, si yo tuviera que acudir a mediación, elegiría un mediador discreto, que hablara lo justo y cuya experiencia verdadera estuviera avalada de alguna forma por el centro o la institución a que pertenece.
  2. ¿Cree que la mediación es una institución ya implantada en nuestro país o bien piensa no ha sido del todo aceptada por los ciudadanos?
    Está implantada, es una realidad, pero le falta difusión, que es un requisito básico para que sea aceptada por los ciudadanos.
  3. ¿Cuál cree que es el futuro de la mediación en España como forma de resolución extrajudicial de conflictos?

    Dependerá de lo que la cuidemos entre todos los agentes implicados, no solo poderes públicos, sino también mediadores.

  4. ¿Qué consejos daría a quien piensa en la mediación como futuro profesional?
    Como toda profesión, es una carrera de fondo en la que encontrará competencia por parte de los compañeros y desconocimiento por parte de la ciudadanía en general. Ahora bien, si le gusta lo que hace, no debe rendirse ni quedarse solo, estableciendo contacto con otros mediadores y, por supuesto, que no olvide jamás que mediar es aceptar una filosofía de vida muy determinada, en la que prima la colaboración y la búsqueda de soluciones pacíficas.
  5. ¿Qué opina sobre la mediación on line? ¿para qué tipo de conflictos será más útil?
    Es una herramienta más. A mí me ha resultado muy útil en casos en que las partes han estado alejadas geográficamente.
  6. ¿En qué consiste la labor de un mediador internacional?
    En general, hoy se habla de mediación internacional como aquella en la que intervienen como partes personas o entidades (tanto de derecho público como privado) que se encuentran en distintas naciones, equiparándose de alguna forma al concepto de mediación transfronteriza. Asimismo y entendiendo el mundo actual como una comunidad de naciones, en la que un buen número de los conflictos repercuten y afectan más allá de las fronteras donde se desarrollan, puede decirse los mediadores internacionales actuamos en conflictos muy complejos, dado que en ellos pueden participar diversos actores de muy distinta naturaleza, desde la sociedad civil hasta los propios Estados, organizaciones humanitarias, etc. En muchas ocasiones hay que intervenir para prevenir un conflicto inminente y en otras para poner fin a un conflicto bélico o, concluido este, ayudar a las partes interesadas a sentar las bases de la reconstrucción y normalización de un territorio.

En cuanto a la forma de mediar en conflictos internacionales, difiere bastante de una mediación en otros ámbitos, habida cuenta los intereses en juego, la escasa correlación de fuerzas y el inestable equilibrio en que se hallan los actores protagonistas.

12. ¿Qué hace exactamente un mediador familiar?
Interviene en todos aquellos conflictos que afectan a personas unidas por vínculos de parentesco o familiaridad. Su campo, por tanto, es muy amplio, desde conflictos de ruptura de pareja, hasta acuerdos para mejorar la convivencia, reparto de responsabilidades parentales, conflictos intergeneracionales, cuidados de los mayores dependientes, etc.
Se requiere, por parte de lo mediadores, un conocimiento de la sociología de la familia, sus etapas evolutivas, etc.

13. ¿En qué consiste la mediación penal? ¿Y la civil y mercantil?
La mediación penal se refiere a aquellos supuestos en los que un conflicto ha derivado en un proceso ante la jurisdicción penal porque pueda ser constitutivo de delito. Puede realizarse con mayores o menores de edad y sucintamente se encuentra relacionado con la justicia restaurativa, en contraposición con la justicia retributiva que solo persigue la imposición de una pena, sin tener en cuenta las consecuencias del delito en la víctima que lo sufre, ni la reparación del daño por parte del victimario.

Dentro de la mediación penal, existe una rama dedicada a los conflictos surgidos en el ámbito penitenciario entre reclusos, campo en el que se vienen efectuando diversos programas con un resultado bastante satisfactorio. Concretamente conozco el que se lleva a cabo en la prisión de Aranjuez, por haber colaborado con la asociación que lo realiza.

En cuanto a la mediación civil y mercantil, se refieren a aquellos conflictos que guardan relación con los actos de derecho privado, referidos tanto a personas como a organizaciones, de los que las partes tengan el poder de disposición. Se trata de un campo muy amplio, comprendiendo reclamaciones de cantidad, situaciones arrendaticias, conflictos sucesorios, propiedad intelectual e industrial, cuestiones de insolvencia, responsabilidad civil, división de patrimonios, etc.

14. ¿Cuál cree usted que es la clave para que la mediación se convierta en una forma de resolución extrajudicial de conflictos habitual en el ámbito internacional y en el ámbito empresarial?
Mayor compromiso de los poderes públicos, pues promulgar leyes no lo es todo; hace falta llevar a la práctica la posibilidad de que los ciudadanos conozcan que existe la mediación y para eso se necesita apostar de manera firme e indubitada por la mediación, cosa que, lamento decir, a mí no me parece que exista en la actualidad por parte del Ministerio de Justicia ni de las comunidades autónomas ni ayuntamientos en general. Esto pasa por una mayor difusión, con campañas potentes, cuñas en radio, televisión, prensa… Y por supuesto, sigo pensando que sería conveniente convertir en preceptiva la sesión informativa de mediación.

15. ¿Cree usted que la mediación puede servir para resolver el problema de atasco generalizado de la justicia en nuestro país?

La mediación no puede ser contemplada solo como un desatascador de lo que es un problema sistémico provocado por la falta de medios materiales y personales de la administración de justicia. La mediación es una vía adecuada de impartir justicia, como vienen proclamando los jueces de GEMME.

Finalmente, describa, en no más de cinco líneas, la labor de la organización con la que usted colabora en el campo de la mediación.

Colaboro con varias organizaciones: MediaICAM, Fundación SIGNUM, GEMME, Asimedia y PACTUM. Cada una es distinta, pero tienen en común su compromiso de difundir la mediación, acercar esta vía de solución de conflictos al ciudadano y empresas, así como dignificar la labor de los mediadores y demás agentes implicados.

BeaTRIZ PIC 2  prof

Interview-Beatriz R. DelaFlor

Beatriz De La Flor 

 

  1. ¿Qué requisitos cree que tiene el buen mediador?

Debe ser una persona íntegra, neutral, con gran capacidad de escucha, con sentido de la ecuanimidad, con altas dotes sociales, buen gestor de personas y de grupos, con un alto equilibrio emocional, conocedor del contexto en el que se ha generado el conflicto y con una solida preparación en resolución de conflictos, técnicas de escucha, de gestión emocional y herramientas de mediación.

 

  1. ¿Qué formación considera más adecuada para ser un buen mediador?

La formación que propongo en mi programa formativo: Formación en Psicología de Conflictos, Gestión Emocional, Técnicas de Comunicación, Herramientas de Mediación, Proceso de Mediación, Negociación, Normativa Legal del Sector o Ámbito de especialización, Practicas en casos reales del ámbito de aplicación. Y formación continúa

 

 

  1. ¿Qué medidas legislativas serían necesarias para fomentar efectivamente la mediación en general y la mediación empresarial en particular?

Creo que aunque hay cierta polémica sobre la medida a la que voy a hacer referencia, es fundamental para que la mediación sea considerada por el ciudadano, usuario o cliente, la medida a la que me refiero es la sesión informativa obligatoria para iniciar cualquier proceso judicial, ya sea en servicios intra-judiciales, como en cualquier Institución de Mediación inscrita en el Registro Oficial del Ministerio de Justicia, o por cualquier Mediador inscrito en dicho registro. Sería una medida preventiva que funcionaria en España, además de penalizar a los abogados que no hayan informado a las partes de su derecho a ser informados sobre los métodos de resolución alternativa de conflictos.

 

 

  1. ¿Qué beneficios aporta resolver una controversia mediante la mediación en lugar de a través de los tribunales o del arbitraje?

En el caso de los conflictos derivados de los procesos constructivos, nos encontramos con que en España no existen cortes técnicas especializadas en este tipo de casos, por lo que se hace difícil para un juez entender el objeto de la disputa, al ser esta de carácter tecnico. Por ello la herramienta que se utiliza en los tribunales es la de solicitar un informe tecnico pericial judicial, para poder entender por que las periciales de cada parte solo perciben la culpa en las acciones de la otra parte y no elaboran periciales de parte en las que se trate el tema de forma aséptica e imparcial. Por esta razón finalmente los jueces generalmente dictan sentencia acorde con lo reflejado en la pericial judicial que puede ser acertada o no y que puede satisfacer a la parte demandante o no, o que puede no satisfacer a ninguna pues lo determinado no sea lo mas adecuado para resolver la controversia que ha generado la demanda.

Por ello en el ámbito constructivo proponemos la mediación para que las partes si necesitan una pericial imparcial la elaboren dentro del proceso, comenten con el perito las circunstancias del caso, soliciten catas o pruebas técnicas donde ambas partes estimen oportuno y finalmente obtengan un informe que les “ayude a resolver la disputa” en vez de que les separe cada vez mas de posibles soluciones comunes al conflicto.

Respecto al arbitraje entendemos que emplea unos métodos de resolución parecidos a la via judicial y los laudos tampoco satisfacen a las partes, por lo que pensamos que la mediación puede ser la alternativa

 

  1. ¿Qué es lo más complicado en una mediación?

Actualmente en España lo mas complicado es contrarrestar los pensamientos litigiosos de las partes. Desgraciadamente la sociedad española piensa de forma litigiosa, no se plantea que la otra parte pueda tener alguna legitimación en sus reclamaciones, ni que sus pretensiones puedan estar fundamentadas. En general las relaciones se deterioran mucho, los conflictos escalan de una manera exagerada por falta de comunicación entre las partes o por dejadez a la hora de firmar acuerdos previos o acuerdos para formalizar relaciones, por ello las relaciones se deterioran con mucha facilidad y las partes no son capaces de manejar sus conflictos, por lo que finalmente optan por el camino fácil (que no rápido) que es la demanda, en el que delegan la resolución de sus conflictos primero en sus abogados y después en la justicia. Por todo ello está resultando muy costosa la implantación de la mediación en nuestros ordenes sociales, ya que hay que hacer un cambio social muy importante.

 

 

 

  1. ¿En qué debe fijarse cualquier ciudadano o empresa para elegir a un buen mediador?

Debe fijarse en lo que se fijaría para seleccionar cualquier otro profesional, que sea un mediador bien formado que tenga una trayectoria profesional solvente, que pertenezca a una Institución que le aporte confianza y que finalmente (aunque en España no es posible de momento) que tenga su actividad certificada profesionalmente. En todo caso que sea un profesional que le de confianza.

 

 

  1. ¿Cree que la mediación es una institución ya implantada en nuestro país o bien piensa no ha sido del todo aceptada por los ciudadanos?

La mediación todavía no es una institución implantada en España. Podríamos decir que en ciertas áreas de especialización como es la mediación familiar, mediación penal y mediación escolar, su implantación es mas solida, pues los programas de mediación familiar actualmente se realizan en aproximadamente 800 juzgados de toda España según datos del CGPJ, un progreso considerable desde 1994 en el que solo había un juzgado que hacia derivaciones a mediación. Por lo que en doce años hemos conseguido grandes avances en materia de mediación, el problema es la viabilidad y sostenimiento de los citados servicios, pues en la mayoría de los casos están soportados por la actuación privada de asociaciones sin ánimo de lucro, lo que los hace sumamente vulnerables a la hora de facilitar los servicios sin retribución.

Por otra parte la mediación en el ámbito privado o extrajudicial es una total desconocida, la ciudadanía desconoce que puede acercarse a mediación para resolver sus desavenencias profesionales, empresariales, en sucesiones, en temas sanitarios, deportivos, vecinales, o en cualquier otra área en la que el conflicto se haya desarrollado.

Los ciudadanos huyen del conflicto y prefieren la judicialización de los mismos pues como decíamos antes, en una huida en la que no asumen responsabilidad y delegan su resolución en otros. La sociedad Española no tiene el grado de madurez necesaria para acoger la mediación como debería ser lógico dada sus ventajas y todo ello es porque la mediación pide a las partes, compromiso, responsabilidad y trabajo en equipo, ingredientes que son deficitarios de nuestra sociedad en general. No es problema del método sino del usuario. Independientemente de que es necesaria una fuerte campaña de divulgación.

 

 

 

 

  1. ¿Cuál cree que es el futuro de la mediación en España como forma de resolución extrajudicial de conflictos?

El futuro de la mediación en España, pese a lo expuesto anteriormente en bastante halagüeño. Como decíamos la mediación está diseñada para una sociedad madura, y la falta de empatía social, competencias colaborativas y reconocimiento de responsabilidades reflejan que esta madurez no ha llegado a todos los ámbitos sociales. Pero si que existen ciertos ámbito de la sociedad que si que han madurado de forma excepcional y si que están preparados para acometer procesos de mediación y este es el área donde debemos centrar nuestros esfuerzos para que la mediación se convierta en una realidad palpable y una posibilidad viable. Una vez que la sociedad se haga dueña de la herramienta, su progreso será constante y continuo y estamos a las puertas de que esto ocurra, solo hay que seguir trabajando sin descanso.

 

 

  1. ¿Qué consejos daría a quien piensa en la mediación como futuro profesional?

 

Le aconsejaría que se forme de manera excepcional, eligiendo un curso que garantice una calidad formativa muy alta. Lamentablemente desde que el RD980/2013 marco las pautas formativas, los cursos que se imparten sobre mediación son cada día de menos calidad, ofreciendo la mayoría de su contenido de forma online y el periodo de prácticas impartido por mediadores que nunca han mediado.

La calidad de la formación pasaría por que existieran organismos certificadores de la calidad del contenido de las clases y de la cualificación de sus docentes, lo que nos lleva en segundo lugar a considerar que dichos organismos certificadores también debería extender su labor hacia certificación de los profesionales que se dedican ya no solo a la docencia sino a su actividad profesional.

Actualmente se han generado numerosas Instituciones de Mediación vinculadas a diferentes colegios profesionales y dichas instituciones deberían considerar entre sus labores el concepto de certificación profesional. Personalmente en la Institución de Mediación que yo coordino hemos implantado un sistema de garantías de calidad de nuestros mediadores que se intenta aproximar al máximo a una certificación profesional.

Por lo que recomiendo inicialmente una buena formación en mediación, especialmente seleccionada en el ámbito profesional en el que la mediación se va a desarrollar, posteriormente continuar con formación continua para estar siempre al día de nuevas técnicas y de la evolución de la mediación en todos los ámbitos sociales. Por último si realmente la persona que quiere desarrollar esta nueva profesión está muy comprometida con el camino que la mediación le ofrece, debe tomar su decisión de forma seria y poner todos los medios a su alcance para desarrollarse profesionalmente en este ámbito que no deja de ser idéntico a cualquier otra profesión, hay que buscar clientes y generar negocio, no hay ningún truco ni ninguna diferencia con cualquier otra profesión, pero debe ser un profesional excelente, pues el resto de los mediadores dependemos de que la mediación no sea menospreciada nada mas nacer.

 

 

  1. ¿Qué opina sobre la mediación on line? ¿para qué tipo de conflictos será más útil?
  2. ¿En qué consiste la labor de un mediador internacional?
  3. ¿Qué hace exactamente un mediador familiar?

 

 

  1. ¿En qué consiste la mediación penal? ¿Y la civil y mercantil?

La mediación Civil y Mercantil, engloba toda la mediación menos la mediación penal, pues está vinculada al derecho Civil y Mercantil, si de lo que realmente se quiere hablar es de Mediación Empresarial, que no es exclusivamente mercantil, pues si que hay ámbitos de la mediación empresarial que abarcan el derecho civil, entonces podemos hablar de la mediación que se hace en el contexto empresarial, ya sea mediación intra-societarios dentro de la empresa o mediación con terceros. (Tengo un artículo escrito sobre el tema por si les interesa tratar el tema más profundamente)

 

 

  1. ¿Cuál cree usted que es la clave para que la mediación se convierta en una forma de resolución extrajudicial de conflictos habitual en el ámbito internacional y en el ámbito empresarial?

Si, por supuesto que creo que la mediación se puede convertir en el método habitual para resolver conflictos en el área empresarial, ya sea a nivel nacional o internacional. Ahora como nunca antes las empresas generan cada vez mas relaciones contractuales a nivel internacional y con la diversidad de sistemas de regulación legal, la mediación, como antes el arbitraje se hace imprescindible para resolver los conflictos internacionales.

Igualmente las relaciones contractuales de las empresas a nivel local se pueden resolver de forma temprana recurriendo a la mediación y evitando el deterioro de las relaciones comerciales y el estancamiento de los procesos productivos empresariales.

 

 

  1. ¿Cree usted que la mediación puede servir para resolver el problema de atasco generalizado de la justicia en nuestro país?

 

Sí, claro que creo que la mediación puede resolver gran parte del “atasco” de la justicia en España. Los procesos judiciales son cada día mas numerosos hay juzgados que llevan un retraso de dos años para poner fecha a los procesos que les llegan, los casos que llegan la mayoría de las veces no superan en reclamación la cuantía que supone poner la maquinaria judicial en marcha, sin incluir, costes de abogados y procuradores de parte.

Lo que refleja que la sociedad como decía anteriormente no está capacitada para resolver los conflictos cotidianos y el aparato judicial no está diseñado para solventar la demanda a la que se le somete, por ser esta en su mayoría de pequeña cuantía, y referida a dispuesta de carácter personal, mas que de carácter ilegal (aunque se justifiquen ilegalidades para preparar la demanda)

La mediación puede además de ayudar sacar a la luz la falta de madurez social a la hora de resolver conflictos personales.

 

 

Finalmente, describa, en no más de cinco líneas, la labor de la organización con la que usted colaborar en el campo de la mediación.

 

Soy la Directora General del Despacho de Mediación BDR&Med, realizamos labores de mediación empresarial en distintos ámbitos, apoyada por diferentes compañeros mediadores que cubren varias especialidades: Mediación Empresarial, Mediación en Construcción, Mediación en PI, Mediación en Seguros de RC, Mediación en Sucesiones, Mediación Concursal y Mediación Organizacional.

Por otra parte soy la Coordinadora del Centro de Mediación de la Construcción del COAATMadrid

 

 

Christophe Imhoos copy

Entrevista-Christophe Imhoos

Christophe Imhoos:

  1. ¿Qué requisitos cree que tiene el buen mediador?

 

Cualquier mediador debería estar acreditado y haber finalizado un curso de capacitación sobre mediación general de al menos 200 horas, incluyendo tanto la teoría (los principios elementales en la comunicación, el conflicto, la psicología y la ley) como la práctica (juegos de rol y análisis de prácticas). Más generalmente, todo mediador debería desarrollar cualidades humanas como la empatía, la escucha neutra, la imparcialidad, y ante todo, la facultad de adoptar enfoques basados prioritariamente en la relación y en las interacciones personales privilegiando ante todo al individuo por encima de los hechos.

 

  1. ¿Qué formación considera más adecuada para ser un buen mediador?

 

Como mencioné anteriormente, una formación reconocida y acreditada por la asociación profesional de mediadores y que combine la teoría y la práctica, centrándose especialmente en cualidades humanas (como comportarse con neutralidad en medio de un conflicto o evitarlo, en lugar de estar orientado exclusivamente hacia las soluciones).

  1. ¿Qué medidas legislativas serían necesarias para fomentar efectivamente la mediación en general y la mediación empresarial en particular?

No estoy seguro de que promover la mediación a través de medidas legislativas sea eficaz. Siendo un proceso voluntario, la mediación no puede ser impuesta por la ley.

Sin embargo, una vez contemplada por la ley (por ejemplo, en el Código de Procedimiento Civil, en Suiza) como método preventivo o de resolución de conflictos alternativo a los tribunales, se podría plantear que los jueces facilitaran de forma obligatoria información sobre esta opción tanto en materia civil como mercantil.

 

  1. ¿Qué beneficios aporta resolver una controversia mediante la mediación en lugar de a través de los tribunales o del arbitraje?

Las ventajas de recurrir a la mediación en lugar del arbitraje o litigio son esencialmente económicas.

El proceso judicial implica no sólo importantes gastos financieros (honorarios de abogados y tasas judiciales) que incluso en caso de victoria generalmente no se recuperan en su totalidad ; sino ante todo mayores “costes personales” (desde estrés, falta de energía, ansiedad, etc a enfermedad física) y distintas consecuencias inherentes a la cuestión (por ejemplo, en litigios comerciales, la pérdida de oportunidades, la falta de confidencialidad).

Por otra parte, la mediación permite mantener la relación y mejorarla para el futuro cuando ello es preferible o inevitable (continuidad de relación profesional, comercial o familiar).

 

  1. ¿Qué es lo más complicado en una mediación? 

La mediación es un cambio de paradigma: En la mayoría de las culturas se acostumbra a resolver conflictos mediante procedimientos acusatorios y enfrentamiento, muy a menudo buscando mutuamente culpables, o por vía contenciosa ; por lo tanto, es generalmente difícil para quienes participan en una mediación adoptar un comportamiento fundamentalmente diferente, basado en la colaboración y la actitud imparcial. Lo observo profesionalmente a diario tratándose de temas comerciales, familiares o de conflictos en el lugar de trabajo.

  1. ¿En qué debe fijarse cualquier ciudadano o empresa para elegir a un buen mediador?

Ante todo, conviene comprobar que el mediador seleccionado ha adquirido y desarrollado competencias sólidas y práctica considerable en la mediación en el ámbito considerado (lo cual a veces no es fácil de determinar).

En el caso de empresas, el futuro mediador debe ser entrevistado personalmente sobre su estilo (enfoque evaluativo o no, transformativo o narrativo, método de resolución de conflictos, etc.) con el fin de poder elegir al profesional más apropiado a las circunstancias.

  1. ¿Cree que la mediación es una institución ya implantada en nuestro país o bien piensa no ha sido del todo aceptada por los ciudadanos?

La mediación está sujeta a algunas reticencias por las razones descritas anteriormente : especialmente las dificultades de lograr un cambio de paradigma inherente a este método de resolución y prevención de conflictos.

Existen varias barreras a la implantación de la mediación como el temor de los actores del conflicto a afrontarlo directamente o el miedo de los jueces y abogados a verse despojados de sus funciones pero también hay desconfianza y malentendidos sobre el objetivo y los métodos utilizados.

  1. ¿Cuál cree que es el futuro de la mediación en Europa como forma de resolución extrajudicial de conflictos?

La mediación en Europa ha sido objeto de una Directiva que se ha implementado con cierto éxito según los países. Personalmente, a pesar del progreso significativo que se ha realizado, diría que sólo estamos a mitad de camino de lograr el reconocimiento.

La mediación no es la panacea, no obstante, para garantizar su desarrollo, es esencial que se proporcione información objetiva a través de talleres de sensibilización y capacitación para abogados y no abogados a través de instructores certificados, experimentados y calificados.

  1. ¿Qué consejos daría a quien piensa en la mediación como futuro profesional?

Yo recomendaría a los aspirantes a la profesión ser pacientes y perseverantes en cuanto a sus expectativas sin resultado garantizado.

En cualquier caso, y por las razones expresadas anteriormente, la mediación no puede ser considerada actualmente una profesión económicamente viable.

  1. ¿Qué opina sobre la mediación on-line? ¿para qué tipo de conflictos será más útil?

No estoy a favor de la mediación online porqué, en mi opinión, la mediación se basa en la comunicación y el intercambio directo.

En la mayoría de los casos este tipo de mediación se utiliza para pequeñas reclamaciones y litigios de los consumidores, situaciones en las que suele ser adecuada.

  1. ¿En qué consiste la labor de un mediador internacional?

Mi trabajo como mediador internacional está más orientado hacia la promoción (y la docencia) en lugar de practicar la mediación como tal, teniendo en cuenta el escaso interés en ella por parte de los empresarios que, en asuntos comerciales (internacionales), prefieren el arbitraje.

  1. ¿Qué hace exactamente un mediador familiar?

El mediador familiar interviene en asuntos tan diversos como conflictos generacionales, herencias o, más frecuentemente, rupturas, situación que tomaré como ejemplo.

Hablando de mi propia práctica, generalmente inicio una mediación por una sesión individual de una hora con cada cónyuge. Ello permite establecer la comunicación y comprobar la adecuación del proceso a la necesidad de la persona y, lo que es igualmente importante, determinar que requisitos, si los hay, le permitirían sentirse cómodo en la sesión común.

Durante las sesiones conjuntas, trabajamos sobre las necesidades y los intereses de ambos cónyuges. El objetivo suele ser llegar a un acuerdo de separación y divorcio.

Siempre tomo el tiempo para ventilar las emociones que están presentes. También trabajo sobre presupuestos que pido a cada cónyuge que prepare en casa. Es un punto muy importante, no sólo porqué esto les hace ser conscientes de las consecuencias financieras de la desunión, sino que les permite expresar sus preocupaciones y temores en este sentido.

 

  1. ¿En qué consiste la mediación penal? ¿Y la civil y mercantil? 

 

En Suiza, la mediación penal se aplica exclusivamente en el caso de delitos realizados por menores. Se utiliza frecuentemente en el cantón de Ginebra : por ejemplo, el Tribunal de Menores solicita regularmente a mediadores certificados para que determinen si un acuerdo extrajudicial es posible. La tasa de éxito es casi del 80%.

La mediación civil, por el contrario, no es realmente privilegiada por los tribunales de Suiza.

La mediación está muy desarrollada en temas de familia y conflictos laborales, pero sobre una base convencional, mientras que la mediación comercial, – a pesar de los esfuerzos realizados por las Cámaras de Comercio locales, que promulgó, como para el arbitraje las “normas suizas sobre la mediación comercial”- realmente no ha atraído a gente de negocios.

  1. ¿Cuál cree usted que es la clave para que la mediación se convierta en una forma de resolución extrajudicial de conflictos habitual en el ámbito internacional y en el ámbito empresarial? 

La divulgación de información sobre el proceso de mediación y su planteamiento como alternativa pueden permitir, al crear mejor comprensión y confianza en el método, que los usuarios potenciales recurran más a ella. Deberían emprenderse esfuerzos a estos dos niveles con el fin de lograr un cambio de paradigma. Los empresarios y los abogados deberían tener en cuenta más a menudo que la mediación no excluye el arbitraje y viceversa. Son complementarias.

  1. ¿Cree usted que la mediación puede servir para resolver el problema de atasco generalizado de la justicia en nuestro país?

Opino que la mediación podría contribuir a mejorar la situación de la justicia también en España a condición de hacer esfuerzos para promoverla como método eficaz y económico de resolución de conflictos.

Si, como en cualquier otro país, los tribunales suizos están sobrecargados, el nivel de confianza en el sistema judicial suizo es bastante alto, por lo que la necesidad de recurrir a la mediación no es aparente. Además, el poder judicial, en el reciente Código Federal de Procedimientos Civiles, ha redefinido la conciliación -sistema generalmente preferido- a fin de lograr eficiencia, debilitando así el proceso de mediación, cuyos principios están también incluidos en el código.

 

Finalmente, describa la labor de la organización con la que usted colabora en el campo de la mediación.

 

Con dos socios con larga práctica en el campo de la mediación familiar y laboral, hemos establecido una colaboración profesional bajo el nombre de Esprit d’entente (literalmente “espíritu de cooperación“). Nos ocupamos a diario de conflictos civiles, familiares o comerciales ya sea como mediadores, consejeros, expertos externos, o a veces coachs. Dedicamos también parte de nuestro tiempo a la docencia impartiendo cursos homologados de capacitación y práctica en mediación o bien cursos de sensibilización y prevención de conflictos destinados a directores de empresa e incluso particulares. Finalmente, nos esforzamos en promover los métodos alternativos de resolución de conflictos.